Los accidentes que se pueden evitar

Cada vez que nos subimos al coche, cada vez que decidimos salir de casa para hacer algo, estamos expuestos a sufrir un accidente. Las probabilidades de tener un percance con el coche son muy altas ya que son miles los coches que circulan por las carreteras y que cada uno de los conductores tiene una manera de conducir.

Son muchos los accidentes que podemos evitar, son muchos los percances que podemos esquivar, con un poco de prevención y un mucho de sentido común podemos llegar a destino sanos y salvos y evitar así el mal rato de tener que pasar por todo  lo que ocurre cuando se tiene un pequeño accidente.
Son muchas las cosas, los pequeños detalles que podemos hacen para evitar un accidente, podemos respetar los límites de velocidad, ya ves, algo tan sencillo como no correr demasiado puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Podemos también respetar las normas de circulación, parar en el stop, ceder el paso cuando corresponda y respetar el color de los semáforos.

Son muchos los conductores que a lo largo de su vida sufren accidentes de tráfico, algunos muy leves, otros un poco más aparatosos pero que se solucionan con un poco de taller y chapa y pintura. Algunos de estos accidentes son graves, de los que te cambian la vida, de esos de los que te cuesta mucho recuperarte y que te impiden física o mentalmente volver a conducir. En estos casos, en los graves de verdad, se acaban buscando desguaces en los que vender el coche, lugares en los que los carteles y la publicidad dicen compro coches para desguace. Lugares en los que los coches acaban sus días, lugares habilitados para hacer todo de la mejor manera posible.

Conducir con precaución, respetar las normas y tener el coche en las mejores condiciones posible son las claves para no tener accidentes, o por lo menos influye mucho en la ausencia de estos. Si llevamos el coche sin revisar, con los neumáticos desgastados y con las averías sin arreglar, es mucho más probable sufrir un accidente, si somos conductores temerarios, si no cumplimos con las normas y hacemos locuras al volante, no solo ponemos en riesgo nuestra vida sino que también exponemos la de las personas que van con nosotros y a las que circulas por la misma vía. Un poco de precaución puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.