Esguince de tobillo, todo lo que debes saber

Los esguinces de tobillo son lesiones que se presentan en cualquier momento y no siempre se deben al deporte, sino que también pueden surgir en la vida cotidiana. Para un correcto tratamiento te recomiendo visitar http://www.valdepenasfisiosalud.com, porque allí son expertos en fisioterapia y te ayudarán a tener una recuperación más rápida.

Puede que no conozcas mucho sobre los esguinces de tobillo, y por esto te he preparado el post del día de hoy con información que te será de gran ayuda con los mismos. Así que, te recomiendo que sigas leyendo para conocer más sobre este tipo de lesiones.

¿Cómo se diagnostican?

Por lo general, durante un examen físico el médico palpará la zona, y verificará la amplitud de los movimientos para identificar las posiciones que producen malestar. Esto permitirá determinar el nivel de lesión que se tiene y si son necesarias más pruebas diagnósticas en los casos más graves.

Si la lesión es más grave, los métodos de diagnóstico suelen incluir radiografías, imágenes por resonancia magnética, tomografía computarizada o ecografía. Esto con la finalidad de determinar el grado de la lesión y el tratamiento a seguir dependiendo de si se trata de una lesión grave o leve.

Tratamiento

Este dependerá en gran medida de la gravedad de la lesión, y el objetivo será en reducir el dolor e inflamación, para que se favorezca la curación del ligamento. En las lesiones graves puede ser necesario que se haga una intervención quirúrgica, y en los casos más leves se pueden aplicar algunos consejos de cuidado personal como son:

  • Descansa la extremidad afectada
  • Aplica hielo cada 2 a 3 horas por períodos de 15 a 20 minutos para ayudar a reducir la inflamación
  • Realiza un vendaje de compresión desde el extremo más alejado del corazón
  • Eleva el miembro afectado para que se pueda drenar el exceso de fluidos del tobillo

Uso de medicamentos

Para la mayoría de los casos, es necesario utilizar analgésicos de venta libre, los cuales permitirán que se pueda controlar la inflamación más fácilmente y aliviar el dolor. Se aconseja consultar con un profesional para saber cuál es el medicamento que debes tomar para conseguir un mejor resultado.

Cuando la inflamación disminuye, es necesario comenzar a aplicar terapias físicas para que se pueda mejorar el equilibrio y la estabilidad. El objetivo del entrenamiento será volver a entrenar los músculos del tobillo para que estos puedan trabajar juntos y mantener el equilibrio de las piernas.