Como mantener una pizarra blanca en buenas condiciones

El cuidado de la superficie de cualquier pizarra blanca permite que esta tenga una mayor durabilidad y que funcione perfectamente por más tiempo. Puedes encontrar las mejores pizarras blancas en pizarras-blancas.es, aprovechando las ofertas que tienen para ti y consiguiendo la mayor comodidad para comprarlas.

Sin embargo, puede que no conozcas todos los cuidados que debes darles a estas pizarras para mantenerlas en buen estado. Estos los he reunido en este post, con la finalidad de que puedas conocerlos y que comiences a aplicarlos de inmediato.

Consejos para cuidar tus pizarras blancas

Es indispensable tener en cuenta que de los cuidados que tengas con tus pizarras blancas dependerá en gran medida la durabilidad. Por este motivo, debes seguir estas recomendaciones de cuidado:

Borra bien la superficie

El correcto borrado de la superficie es algo vital que debes realizar, y es donde se cometen más errores que terminan manchando las pizarras. Debes asegurarte de realizar el borrado correcto de la superficie utilizando un borrador de la más alta calidad.

Siempre debes asegurarte de que el borrado se lleve a cabo cuando el rotulador esté completamente seco. Si se hace el proceso de borrado con el rotulador húmedo esto causará muchas manchas en la superficie de la pizarra porque no se retirarán todos los pigmentos de la superficie.

Usa los rotuladores adecuados

Es vital tener en cuenta que, los rotuladores adecuados permitirán que puedas conseguir el máximo rendimiento posible. No se aconseja bajo ninguna circunstancia el uso de rotuladores permanentes en la superficie de las pizarras blancas.

Esto debido a que se producirá una gran acumulación de pigmentos en la superficie, lo que llevará a que se manche rápidamente. Por este motivo, es recomendable utilizar únicamente rotuladores especiales para pizarras blancas que cuenten con una base acuosa para que puedan borrarse fácilmente.

Realiza los mantenimientos adecuados

Dependiendo del tipo de superficie el fabricante puede recomendar un mantenimiento con unos productos químicos u otros. Este mantenimiento se debe hacer cada mes, aunque si el uso es muy intensivo puede hacerse cada 15 días para que puedas evitar que la superficie se manche y tenga la máxima durabilidad posible.

En todo caso, también puedes hacer un mantenimiento semanal con una solución de alcohol diluido en agua. Esta mezcla te permitirá retirar todos los residuos de rotulador y prolongará en gran medida la vida útil de tus pizarras, consiguiendo así que tengas el máximo rendimiento posible y evitar las manchas.