Cómo recuperarte de un Mal de Amor

Todos en algún punto de nuestra vida hemos sufrido algún Mal de amor y hemos sentido que recuperarnos de este es una tarea sumamente difícil, nos sentimos perdidos, abatidos, cansados y frustrados.

El Mal de amor es el resultado de una decepción amorosa, puede ser generarse a causa de infidelidad (considerando cualquier tipo de ellas, es decir infidelidad emocional, de pensamiento o física) esto genera en los enamorados una decepción muy dolorosa.

En este artículo te hablaremos de algunas técnicas que puedes aplicar si estas atravesando una situación de este tipi, así que no desesperes, toma agua, aferrate a la pantalla y preoarate para que al terminar seas una nueva versión de ti.

 

Evita caer ante los sentimientos negativos que nos embargan

Es normal que durante un proceso de desamor seamos víctimas de sentimientos como el enojo, el dolor, la devastación, la negación, incluso es normal sentirse solos, pero muchas veces también se sienten ansías de venganza.

También es normal que despierte en ti esa fuerza, movida por la desesperación de mantener a tu pareja a tu lado, estas emociones nos pueden impulsar a cometer errores que podemos lamentar hondamente por largo tiempo.

Es importante que evites caer en este tipo de situaciones, ya que nunca dejan algo positivo en tu vida, e incluso pueden generarte más dolor que el de la pérdida de tu pareja, no te desesperes y procura realizar actividades que mantengan tu mente ocupada.

Alternativas para la superación de un mal de amor.

Estas opciones son bastante extensas y su efectividad varia de acuerdo a la persona que sufra del desamor así como también de la magnitud de la decepción sufrida, es por ello que te presentamos dos alternativas que puedes elegir.

  1. Salir y compartir con amigos es algo muy positivo, siempre el contacto con nuestros seres mas queridos ayuda a aliviar cualquier situación de estrés y ansiedad, si estas en un proceso de desamor el pasar ratos con tus amigos y familia te ayudará mucho.
  2. Escribir o hablar de tus sentimientos, es una especie de terapia bastante aplicada en la mayoría de los casos, esto ayuda mucho a «sanar heridas», la efectividad de esto radica en el principio de que cuanto más hables del tema menos doloroso ser.